Colaboración Integral para la Sanidad Vegetal: Clave para el Futuro de la Agricultura

Colaboración Integral para la Sanidad Vegetal: Clave para el Futuro de la Agricultura

Ciudad de México.- Es crucial que las autoridades, la industria y los productores colaboren de manera conjunta para fortalecer la sanidad vegetal en nuestro país, ya que una acción integral en este ámbito es esencial para asegurar el futuro de la producción de alimentos, evitando la disminución de los rendimientos. Agrícolas.

Con motivo del Día Internacional de la Sanidad Vegetal, que se celebra el 12 de mayo, la Unión Mexicana de Fabricantes y Formuladores de Agroquímicos (UMFFAAC) destacó que México posee 25 millones 703 mil 81 hectáreas de superficie agrícola, aunque en 2022 solo se cultivaron 21 millones 635 mil 876 hectáreas, según el último censo Agropecuario.

Dado que no es posible expandir esta frontera agrícola sin comprometer el equilibrio ecológico, el desafío es producir el doble de alimentos para 2050 sin aumentar la superficie cultivada y garantizar alimentos saludables para todos los mexicanos.

La sanidad vegetal no debe considerarse un tema aislado, ya que es vital para la protección integral de los cultivos. Implica el control de plagas, malezas y enfermedades causadas por virus, bacterias y hongos que podrían reducir significativamente los rendimientos, afectando hasta un 40 por ciento la producción agrícola.

Según la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), la sanidad vegetal es una disciplina que implementa diversas medidas para el control y prevención de plagas, malezas y otros organismos patógenos en las plantas, con el fin de evitar su propagación a otras áreas mediante la intervención humana.

La UMFFAAC señala que la sanidad vegetal contribuye a disminuir el impacto de plagas y enfermedades en los cultivos, ya sean de origen local o externo.

En cuanto a las plagas de insectos internos, aunque los insectos siempre están presentes, solo se consideran plagas cuando su población aumenta considerablemente, poniendo en riesgo los cultivos y requiriendo su control.

La UMFFAAC resaltó que los plaguicidas, ahora denominados fitosanitarios, son productos sintéticos o biológicos destinados a controlar las poblaciones de insectos, nemátodos, hongos, virus, bacterias y malezas para que no afecten la productividad agrícola. El objetivo no es eliminar especies, sino favorecer la sanidad de los cultivos.

Según el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), el año pasado se rechazó mil 463 embarques comerciales con más de 263 mil toneladas de productos agropecuarios debido a la presencia de plagas, evitando el ingreso de 258 plagas de importancia cuarentenaria.

Las autoridades federales informaron que el 58 por ciento de los cargamentos rechazados eran de origen animal, el 40 por ciento de origen vegetal y el dos por ciento acuícolas, protegiendo así la producción de alimentos en México.

En México se han identificado más de 200 especies de plagas agrícolas que amenazan la productividad del campo, además de las enfermedades causadas por virus, bacterias y hongos. Las investigaciones indican que alrededor del 12 por ciento de la flora, unas dos mil 800 especies vegetales, pueden comportarse como malezas, siendo la mayoría nativas (70 por ciento) y el resto exóticos (30 por ciento).

La UMFFAAC enfatizó la necesidad de un combate constante y efectivo contra todos estos factores para beneficiar la producción de alimentos, destacando que México tiene un estatus sanitario que le permite exportar productos agroalimentarios a más de 190 países.

El riesgo de las plagas es continuo, y sin los programas de sanidad vegetal que incluyen el manejo integrado de plagas (manejo cultural, químico, legal, etc.), la situación sería mucho más complicada en México. Por ello, es fundamental que autoridades, industria y productores trabajen unidos.

Artículos Relacionados

Image
Image

Nosotros

Síguenos

Contáctanos

Download Our Mobile App

Image
Image